E-mailing. Marketing en tiempo de crisis II. Cómo conseguir que te lean

Si en un anterior post  resalté la importancia del e-mailing como una herramienta sencilla y barata para las pymes con las que llegar a su mercado objetivo, y más en estos momentos de crisis, en este nos centraremos en como conseguir el objetivo básico de cualquier campaña de e-mailing: Que lean nuestro mensaje y que nos respondan.

Vaya por delante que no existe una fórmula magistral para asegurar el éxito, pero si que existen una serie de normas que nos evitarán un total fracaso. Porque no olvidemos que lo más importante del e-mailing es su contenido y no basta únicamente con una imagen.

La claridad es básica para una redacción exitosa

La claridad es básica para una redacción exitosa

Y es que muchas pymes no pueden permitirse contratar especialistas en diseño y creativos de campaña, pero lo que si pueden hacer por ellas mismas es una buena redacción, atractiva, llamativa, que transmita de forma clara, concisa, directa y que consiga una respuesta positiva por parte del receptor del e-mail, bien sea a través del propio correo electrónico o por teléfono.

Cómo tampoco se trata de dar una lección magistral, podemos afirmar que para redactar un buen e-mail es necesario una buena dosis sentido común, unas gotas de creatividad y mucha claridad.

Y lo digo bien, la claridad es la clave para una buena redacción empresarial. La claridad y la comprensión transmiten mejor que nada el mensaje que queramos hacer llegar. Probablemente no descubras nada nuevo, pero siempre va bien recordar los cinco puntos básicos para redactar una buena campaña de mailing y que esta sea efectiva.

Una base de datos de calidad. Esto significa que debemos tener asociado el contacto del destinatario con su correo electrónico. Por obvio que parezca muchas direcciones son parecidas. Según que campañas realicemos, por ejemplo one-to-one,  enviar un mensaje al destinatario erróneo nos puede hacer perder credibilidad y profesionalidad como empresa. No hay nada que de peor sensación que recibir un correo que no es para nosotros.

Lo de la base de datos no es baladí. También debemos tenerla depurada de errores. Cuantas más direcciones erróneas enviemos más fácilmente los robots pueden considerarnos spam. Para conseguir una base de datos limpia, deberemos revisarla en primera instancia y comprobar, cada vez que hacemos un envío, las devoluciones recibidas y la causa de las mismas. Perderemos probablemente en cantidad, pero ganaremos en calidad.

Y ahora centrémonos en lo que es propiamente el e-mail. Lo más importante, si la campaña a realizar es one-to-one debemos tener cada e-mail asociado al nombre del destinatario. Lo segundo, cuando enviamos un correo masivo, es utilizar la opción CCO (con copia oculta). Nos evitaremos muchos problemas con destinatarios que pueden sentirse más que molestos por ver que su dirección de correo es visible para el resto de destinatarios, si lo hemos enviado con la opción CC (con copia). Y eso si alguno no nos denuncia.

Y no ha sido infrecuente en mi vida profesional recibir correos de otras empresas que cometían este error. Para algunos puede ser molesto, pero para otros es ideal para apoderarse de nuestra base de datos.

El siguiente punto es el asunto. Y este es crucial. Las empresas reciben un alto número de correos electrónicos cada día, sin contar los SPAM. Un asunto que no comunica nada no será ni siquiera abierto. Es donde tenemos que dar el do de pecho. Un mensaje breve, contundente, claro, que llame la atención y que incite a seguir leyendo el resto del mensaje. Por ejemplo, no es lo mismo poner en el asunto “de interés para nuestros distribuidores” que “Noticia de la máxima importancia para nuestros distribuidores”.

Es cierto que esto exige destinar un poco de tiempo a la creatividad, pero es casí tan importante como el resto del mensaje. Y si no pasamos este filtro previo nuestro mensaje nunca será leido.

Y vayamos al contenido. Las personas que reciben nuestro mensaje no tienen demasiado tiempo. Necesitan conocer lo que queremos decir con una breve ojeada. No podemos dejarnod nada de lo que queramos decir, pero tampoco podemos poner información irrelevante. Hay que escribir lo justo, de forma clara y directa, con párrafos cortos de no más de tres líneas y remarcando las ideas principales con alguna forma de remarcación (en negrita, con color, etc…) ¿Cómo? en función de lo que queramos transmitir o lo que queramos vender. Simplemente necesitamos un poco de sentido común y seguir una línea estructurada de argumentación. En cualquier manual de marketing directo tradicional puedes encontrar las claves para escribir un buen mensaje.

Eso si. Hay que cuidar la ortografía y la gramática. No hay nada peor que un mensaje con errores tipográficos u ortográficos. Repasa, repasa y vuelve a repasar. Este tipo de errores dañan la imagen de nuestra empresa y dañan nuestra reputación como profesionales. Un buen mensaje tardará poco en ser olvidado. Un mal mensaje tardará más.

Y ya sólo nos queda hablar de la firma. Todos los mensajes deben estar firmados. Es el lazo que envuelve un e-mail bien redactado. No se trata de hacerlo bonito; se trata de facilitar información como Nombre (el tuyo o el de la empresa), e-mail de respuesta, URL de la web si se tiene y un teléfono de contacto. Si ponemos la dirección, tampoco está de más, ya que estamos dando al destinatario muestras de que existimos físicamente y refuerza la credibilidad de nuestro mensaje.

Y un último detalle. Deja siempre una nota para que el receptor pueda darse de baja de tu base de datos si no desea recibir más tus mensajes. Con ello respetas la Ley Orgánica de Protección de Datos y evitarás tener problemas con la Agencia de Protección de Datos.

En los muchos correos que recibes encontrarás diversas fórmulas. Utiliza la que más te guste, pero no olvides ponérselo al destinatario lo más fácil posible para darse de baja. Una fórmula que yo utilizo es pedirle que reenvíe el e-mail recibido poniendo REMOVE o BAJA en el asunto.

Puede ser que no te haya explicado nada nuevo o novedoso, pero nunca está de más tener en cuenta estos pequeños detalles que pueden contribuir a aumentar la eficacia de tus mensajes empresariales y publicitarios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Marketing, Crisis, Jaume Barris, Comunicación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s