Micropymes, software de gestión y canal de distribución. El gran reto

El 90% del tejido empresarial español está formado por micropymes y pequeñas empresas que se han convertido en el objetivo de los fabricantes de software de gestión empresarial, pero que, aunque no lo quieran reconocer, encuentran grandes dificultades para penetrar en este segmento empresarial, especialmente entre las empresas más pequeñas. Pero tampoco es exclusivamente por un problema de cultura empresarial de los grandes fabricantes.

En esto algo de responsabilidad recae en las pymes.  En principio porque muchas de ellas tienen externalizada su contabilidad y fiscalidad y piensan que teniendo un programa de contabilidad y/o de facturación,ya tienen resulta su gestión, sin ser conscientes de que con ello limitan su capacidad para ser empresas más competitivas a pesar de su tamaño. O peor todavía, siguen pensando en términos de negocio más que en términos de empresa.  

El nivel de competitividad de la micropyme mejora sustancialmente con el uso de las tecnologías de la información

Un error que en tiempos de crisis económica puede convertirse en un proceso que lleve a su cierre y desaparición. Aunque también puede ser un error de los propios fabricantes de software de gestión y del canal de distribución al no adaptar su argumentación de venta ni muchos de sus productos a la idiosincracia de las pequeñas empresas.

  ¿Qué aporta el software integrado de gestión (o ERP) a estas empresas? Lo cierto es que lo mismo que a las empresas de mayor tamaño. Automatización de procesos, eficiencia e incremento de la productividad y la rentabilidad. ¿Entonces, porqué no adoptan esta tecnología de forma definitiva? Una respuesta posible es que todavía existe la percepción de que la implantación de un ERP requiere una inversión inalcanzable para las empresas más pequeñas.  Pero eso también viene motivado por el desconocimiento de la oferta existente.  

  Y este es el principal escollo con el que se encuentra el canal de distribución y que le hace perder grandes oportunidades de negocio con un mercado que tiene un gran potencial de crecimiento. El quid de la cuestión es convencer a las microempresas de que la implantación de un ERP no es algo exclusivo de las grandes empresas y que su adopción puede ser económicamente viable, incluso en estos momentos.  

Todo consiste en poner a disposición de las pequeñas empresas ERP’s estándarizados, ofrecer su colaboración en la obtención de ayudas económicas y bonificaciones en consultoría, adquisición, implementación y formación que el Estado y las Comunidades Autónomas están ofreciendo. O bien presentando modalidades de alquiler o de “uso por servicio”.  

Porque el mercado de la micropyme es consciente de la necesidad de mejorar sus procesos empresariales, pero desconoce donde buscar soluciones de gestión potentes y con un buen servicio a un precio adecuado. En esto son idénticas a las grandes empresas. Esperan que su inversión suponga una clara mejora competitiva y que les suponga un rápido retorno de la misma. No necesariamente una pequeña empresa implica una pequeña capacidad empresarial. Y hoy menos que nunca. 

Si una gran empresa no dispone de un ERP todo el mundo opina que no es autenticamente competitiva. Si no lo tiene una mediana empresa es que no tiene capacidad de crecimiento y un control de su negocio. Y si no lo tiene una pyme, pues tampoco pasa nada, que con su programilla de contabilidad ya van tirando, y muchas veces eso es lo único que se les ofrece.  

El esfuerzo que deben hacer fabricantes y distribuidores ya no únicamente consiste en vender producto. Tiene que tangibilizarlo con beneficios entendibles y alcanzables, asesoramiento y colaboración para encontrar la financiación necesaria, como un servicio de valor de primera magnitud.  

Hoy por hoy el tamaño de una empresa no es un condicionante para su crecimiento y competitividad. La diferencia estriba en dotarse de las herramientas necesarias para conseguir obtener el máximo rendimiento y beneficio de sus procesos empresariales, mejorándolos, poseyendo información de todos ellos en tiempo real y ayudando a la correcta toma de decisiones operativas, económicas y estratégicas.  

Esta es probablemente la asignatura pendiente del canal de distribución para llegar completamente a un mercado que no por olvidado, tiene un gran atractivo en cuanto a posibilidad de generación de negocio.  

¿Más pedagogía? Pudiera ser, pero también es necesario que el canal de distribución busque productos tecnológicos potentes y diseñados exclusivamente para responder a las necesidades competitivas de las pymes, dando un paso más allá del simple precio o del renombre del fabricante.

En realidad, adecuarse al mercado al que se dirigen.

Esta entrada fue publicada en Canal de distribución, Crisis, ERP, Jaume Barris, Opinión, Pymes, SaaS, Software de gestión y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s