ERP y BI; una pareja perfecta

En estos momentos es impensable que una empresa no disponga de un ERP o de un software de gestión que integre toda la información que su actividad genera, con el objetivo de automatizar tareas, incrementar la productividad y obtener una mayor rentabilidad en todas sus áreas y procesos.

Pero en momentos coyunturales desfavorables esto ya no es suficiente porque, en cierta manera, disponer de un ERP ya ha dejado de ser una ventaja competitiva y lo importante no es disponer de información al momento, sino ordenarla y organizarla para que esta nos ayude a una correcta y rápida toma de decisiones.

Es por esta razón que dentro de la crisis que está atravesando el sector de las tecnologías de la información, las herramientas de Inteligencia de Negocio o Business Intelligence son las que están obteniendo una mayor demanda. E incluso los propios fabricantes de ERP están introduciendo las funcionalidades de Inteligencia de Negocio como un área más, integrada en el software de gestión y no como un módulo enlazado.

Los sistemas BI, las herramientas analíticas y los cuadros de mando han dejado de ser programas secundarios únicamente válidos para presentar informes visualmente impresionantes al Consejo de Administración o a Gerencia. En estos momentos de crisis el disponer de soluciones que ayuden a la toma de decisiones estratégicas se está convirtiendo en el eje fundamental para adquirir ventajas competitivas sostenibles frente a nuestra competencia.

En realidad el papel fundamental de este tipo de herramientas es reducir al máximo nuestras debilidades al tiempo que potenciamos nuestras fortalezas. Necesitamos que nos aporten un conocimiento en tiempo real, y completamente estructurado, de nuestro canal de distribución, de nuestras ventas, clientes, de cada comercial, de tendencias del mercado… que nos permita construir modelos predictivos lo más fiables posibles, para una mejor toma de decisiones.

Este es verdaderamente al valor añadido de las herramientas BI. No es tan sólo que nos muestre la información generada por nuestro ERP o CRM sino que nos ofrezca un análisis sobre nuestras solicitudes de información y adaptarse a nuestras necesidades de negocio.

Esto convierte al BI en una de las mejores armas para la dirección de la empresa, facilitando información actualizada, de calidad, estructurada en línea de los objetivos marcados que ayuden en todo momento a la toma de decisiones críticas minimizando al máximo el riesgo de errores.

En un entorno turbulento, de cambio constante y competitividad extrema, no podemos ignorar la importancia capital que el BI puede suponer para las pymes

Esta entrada fue publicada en BI, Crisis, CRM, ERP, Jaume Barris, Opinión, Pymes, Software de gestión y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s