Micropyme y ERP no es un amor imposible

A pesar de los pesares todavía hoy muchas micropymes siguen considerando que un ERP es un sistema de gestión únicamente válido para las empresas grandes y no ven las ventajas tangibles que les puede aportar.

Y si las ven siguen pensando que son aplicaciones muy caras. Puede ser, que parte de la culpa de esta percepción también la tengan los propios proveedores de sistemas ERP que no hemos sabido transmitir de forma entendible las ventajas que supone para las pymes y micropymes la adopción de un software de gestión integral, aunque también es verdad que muchas de ellas se consideran así mismas más un negocio que una empresa.

Cómo en la fábula de la princesa que por el día se convertía en halcón y el principe que por la noche se transformaba en lobo, las micropymes y el ERP siguen teniendo una relación en la que nunca acaban de unirse.

Mucho se ha escrito y hablado de las ventajas que supone un ERP para la empresa. Claro, que muchas veces la argumentación ha ido más dirigida a “vender” un producto, por lo demás muy legítimo, que a transmitir los beneficios genéricos de cualquier sistema ERP, o bien la argumentación ha sido más pensada con empresas mínimamente estructuradas que a las micropymes.

Existen tres razones importantes por las que una pyme debería implantar un ERP.

La primera: Ahorro tiempo y dinero. Lo fundamental es que el ERP automatiza multitud de tareas, que se realizan así de forma mucho más rapida. Eso implica que podemos destinar a nuestro personal a otras tareas quizás más productivas y que generen un mayor beneficio.

Por lo demás el ahorro de costes que supone es evidente, ya que un ERP permite una mejor organización global de la empresa, racionalizando y simplificando procesos.

La segunda: Mejor control y organización. El disponer de todas las áreas del negocio integradas (contabilidad, compras, ventas y almacén, que son las más básicas) tenemos un conocimiento exacto y en tiempo real de como marcha la empresa.

Si al vender un artículo y pasarlo por caja, ya nos realiza una factura, lo repercute directamente en la contabilidad y da de baja el artículo del almacén y nos avisa que stock de este artículo disponemos para poder reponerlo no únicamente tenemos completamente controlada la empresa, sino que su organización tiene una mejora importante y visible. Y si en la empresa somos pocos trabajadores, ganamos mucho en eficiencia.

La tercera: Mejoramos la competitividad. En otras palabras, si el ERP nos facilita la gestión, nos automatiza las tareas tediosas, organiza el almacén y nos ofrece datos reales y actualizados de como está nuestra empresa en todo momento, podemos dedicarnos plenamente al core de nuestro negocio, atender mejor a nuestros clientes, buscar nuevos proveedores y ser más ágiles, más rápidos y más eficientes que nuestros competidores.

¿Y el precio? Seguir pensando que un ERP no puede ser adquirido por una micropyme ya no es de recibo. Por suerte en el mercado español existe una amplia oferta de soluciones, diseñadas y pensadas para autónomos y pequeñas empresas, con precios realmente adecuados y con funcionalidades y prestaciones que se adecuan perfectamente a las necesidades de las microempresas y de las pymes.

Lo importante es pensar que un ERP no es un gasto. Es una inversión que ofrece resultados inmediatos y que beneficiará a nuestro negocio.

Esta entrada fue publicada en ERP, Jaume Barris, Software de gestión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s