ERP y CRM. Una integración demandada

El concepto de ERP y CRM ya ha sido asumido y comprendido por las pymes, que han visto como estas herramientas han pasado a ser imprescindibles para una eficaz gestión global de la empresa. Las causas de su implantación cada vez mayor en las pymes las tenemos que encontrar en la amplia oferta existente y el desarrollo de soluciones estandarizadas, pero con una gran capacidad de parametrización, que ha conllevado una importante reducción de sus costes de adquisición.

Pocas empresas hay que en estos momentos no dispongan como mínimo de software de gestión para gestionar los diferentes departamentos de la empresa y de programas que ayuden a incrementar la operatividad de los equipos comerciales y a fidelizar a sus clientes.

Pero hoy en día las empresas exigen algo más…

En un contexto de contracción del mercado las empresas precisan poseer una visión de 360º sobre todos los procesos, departamentos y áreas de negocio de su empresa, democratizar la información, automatizar procesos e incrementar la productividad, como medio de ser más competitivos.

Es por ello que cada vez hay una mayor demanda de integración entre los Sistemas de Información ERP’s y los de gestión de clientes CRM como un medio de optimizar la gestión global de la empresa. Hasta ahora ambas herramientas de gestión se adquirían por separado y, como mucho, se enlazaban a posteriori.

Esto suponía trabajar con diferentes aplicaciones abiertas, distintas usabilidades e interfaces. Y además, la integración no era del todo perfecta. La gestión con los clientes, la confección de presupuestos, la facturación y su repercusión contable y en el stock del almacén es uno de los procesos vitales para la racionalización de procesos transversales, en un momento en el que el concepto de departamento va perdiendo fuerza en favor de la idea de interrelación.

Una misma aplicación, idéntica interfaz y una única forma de operar son elementos que aporta la integración de ERP y CRM. De forma indirecta también proponen una metodología de gestión contrastada, que mejora la práctica empresarial proponiendo procesos mucho más eficientes, compartiendo información en tiempo real e integrando todos los departamentos de la empresa, ofreciendo de esta manera un plus de competitividad y un valor diferencial a las empresas usuarias.

Ya no es de recibo concebir aplicaciones diferentes para cada proceso o tarea, por la perdida de información o la duplicación de datos, por la merma de productividad y eficacia, así como por la dificultad que aporta para conseguir una visión global de la empresa y facilitar la toma de decisiones. Todo ello en un contexto en que la reducción de costes, la máxima productividad y la agilidad de respuesta a los cambios que se producen son elementos de la máxima importancia para competir con éxito.

Esta entrada fue publicada en Crisis, CRM, ERP, Jaume Barris, Opinión, Pymes, Software de gestión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s