De fútbol y marketing todos saben (Críticas Crónicas II)

No soy un forofo del fútbol y a pesar de ello siempre han ejercido en mi una curiosa fascinación los hinchas, los seguidores, especialmente aquellos a los que se les nota a la legua que la frase “hacer deporte” no existe en su vocabulario. Eso sí, antes, durante y después de cualquier partido, opinan, sientan cátedra o hablan de jugadas y partidos con tanta autoridad que uno se pregunta como és que no son entrenadores, futbolistas o árbitros. En este país todos entienden de fútbol, incluso más que aquellos que se ganan la vida con este deporte.

Debe ser un mal endémico, porque todos entienden de fútbol, pero también están preparados para ser políticos, los obreros de la construcción saben más que los arquitectos, los mecánicos más que los ingenieros y todo el mundo opina sobre todo con el mismo aplomo y seguridad que los “hi de algo” de nuestra Edad de Oro.

Y de esto no nos escapamos ni las empresas. A nivel profesional también hay ciertos puestos laborales en los que todos están en el derecho de dar su opinión, independientemente de su preparación. Me refiero a los Departamentos de Marketing y Comunicación. Más allá del típico tópico del antagonismo entre los departamentos Comerciales y los de Marketing, la labor de estos últimos, también es más visible y expuesta al escrutinio público desde todos los rincones de la Compañía.

¿Cuantos de nosotros no nos hemos encontrado que nos discuten una palabra, una coma, la elección de un color o una fotografía? Pongo el ejemplo de Marketing, porque está a la orden del día, pero esto ocurre con muchos departamentos de la empresa. Además ocurre desde todas las direcciones. Del menor empleado al directivo ¿cuantas encuestas se han realizado en nuestro país en el que un porcentaje muy alto de nuestros trabajadores piensan que sus jefes son unos inútiles? Por supuesto, es que ellos lo harían mejor, desde siempre. 

Y es que nos llenamos últimamente la boca con términos como colaboración, cohesión, gestión del capital humano, honestidad, transparencia, pero aún no he encontrado a nadie que hable de algo importantísimo: EL RESPETO PROFESIONAL. Porque en definitiva se trata de esto.

Es inaudito en las organizaciones, desde todos los niveles, la falta de ese respeto profesional, enmendando planas, discutiendo u opinando sobre temas en que sabemos positivamente que no tenemos la preparación necesaria, ni conocemos el porqué de las decisiones. Desde abajo, sencillamente, nosotros lo haríamos mejor, que es una forma de decir que nadie reconoce tu valía y por eso ocupas la posición laboral que tienes y te pagan lo que te pagan, que siempre es poco y mal.

Y por el otro lado, desde el directivo o mando intermedio al inferior. Se gastan una cantidad impresionante en reclutar a los mejores profesionales, potencian el mensaje de que el mayor activo de la compañía son sus trabajadores… y a la mínima se enfrascan en discutir la pertinencia de una palabra, una coma de un mensaje, intervenir en cualquier cuestión que poco aporta a su trabajo de dirección, bajan al terreno de juego por cuestiones nímias. También es una forma de afirmación, de autoridad mal entendida, pero que muchas veces es contraproducente, porqué una cosa es consensuar y otra muy diferente es mandar y obedecer.

Los que por suerte o desgracia ocupamos puestos laborales con mucha visibilidad, hemos desarrollado una especie de coraza ante este tipo de actitudes. Te discuten el gramaje y brillo de un catálogo, las fotografías se convierten en un juego de Facebook, votando si te gusta o no te gusta, los slogans se multiplican por cien cuando se presenta uno, te corrigen una coma o un punto, una frase mejorable, una palabra más descriptiva, las documentaciones se pueden presentar en otro orden, el coffe break de una jornada comercial lo hubieran presentado de otra manera, el menú no es el adecuado, el color de las cortinas, has elegido un micro inalámbrico en lugar de un atril con micrófono fijo… y así ad infinitum.

Llamémoslo como queramos, pero todo se reduce a fin de cuentas a una falta crónica de RESPETO PROFESIONAL, de lo que estamos todos muy necesitados.

Esta entrada fue publicada en Jaume Barris, Management, Marketing, Opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De fútbol y marketing todos saben (Críticas Crónicas II)

  1. Luis dijo:

    muy interesante tu post. la verdad que sí es cierto, el respeto profesional, la integridad y la dignidad profesional, ya no existen y es penoso. comparto tu opinion. trabajo como comercial pero tengo alma de marketing y entiendo tu postura. la forma de proceder deberia ser universal como muchas otras cosas, pero nos tenemos que conformar, somos humanos, y ese es nuestra arma y nuestro defecto. saludos

  2. Jaume Barris dijo:

    Podemos achacarlo a los nuevos tiempos, pero en el fondo es la contradicción entre el mensaje de colaboración y de creación de equipo que nos transmiten las empresas y el del individualismo y del egocentrismo acentuado en el que vivimos social y profesionalmente. Un post políticamente incorrecto, pero alguien tiene que plantear estos temas como elemento de reflexión. Luis, gracias por tus comentarios y aportación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s