Pon un Community Manager en tu vida (Críticas Crónicas VI)

Aquí el que no corre, vuela. No hemos determinado todavía si esto del Community Manager es una profesión con futuro, una moda o una reinvención peliteñida de los clásicos copys, cuando ya se oyen voces de que la nueva hornada de especialistas 2.0 se autodenominan ahora Social Media Manager.

Asistes a cien conferencias, entras en mil foros, lees diez mil artículos sobre Social Media, Web 2.0 y, entre el ruido de charlatanes, chamarileros e ilusionistas de diverso pelaje, llegas a dos conclusiones. La primera es que, sí o sí, los social media han venido para quedarse como medio y forma de comunicación. La segunda, es que, llamémoslos como queramos, los gestores de social media son necesarios para obtener el máximo partido y rendimiento de las redes sociales por parte de las empresas.

Si somos una pyme debemos preguntarnos si necesitamos una persona que se dedique exclusivamente a gestionar nuestra presencia en las redes sociales. Incluso si esto tiene sentido.

Si la respuesta es sí, deberemos tener muy claro que requisitos mínimos debemos exigirle. Esto es mucho más serio de lo que parece. Recordemos que lo que vamos a hacer es poner nuestra reputación corporativa en las manos de un especialista, y que esta va más allá de montar concursos y sorteos en Facebook.

¿Qué le debemos exigir a un buen community manager?  Sin ánimo de sentar cátedra, este debe poseer siete requisitos básicos, para asegurarnos su idoneidad.

El primero. Olvídate de diseñadores venidos a más y de dominadores de herramientas social media. Aquí lo que importa son los contenidos. Lo que necesitamos es un perfil “periodístico”. Necesitamos una persona acostumbrada a trabajar con palabras, que se exprese correctamente y domine la gramática. ¿Cuántos blogs, facebooks o twitters no has visto con horrorosas faltas gramaticales o con una sintaxis que sonrojaría  a cualquier maestro de escuela pública?

Pero hay más. Un perfil o formación períodística otorga la capacidad de determinar que contenidos pueden ser noticiables, interesantes para su público objetivo, atractivos y cuáles pueden ser de mayor impacto dentro de la estrategia de reputación corporativa de la compañía. Si además tiene una preparación en publicidad, marketing y comunicación, estamos dando con el perfil ideal.

El segundo. Debe conocer el sector en el que trabaja. Es responsable de gestionar nuestra red social. Debe conocer y compartir el trabajo de la empresa, como mínimo, y conocer el sector en su totalidad; Productos, competencia, qué hace que, who is who, tanto dentro como fuera de la Compañía. ¿Te imaginas lo que pasaría si contratas a un community manager con experiencia en el sector del ocio y la restauración para que gestione las redes sociales de una empresa de ingeniería? Mejor no imaginemos.

El tercero. No olvidemos que un community manager también debe convertirse en un líder de opinión, tanto en las redes sociales como a nivel interno. Su opinión tiene que ser respetada, compartida y reconocida a ambos lados de la barrera. El equilibrio entre creatividad y seriedad empresarial debe ser constante.

El cuarto. A todo ello debe acompañarle un perfil muy analítico. No únicamente debe crear contenidos. También tiene que interactuar con sus fans, followers y suscriptores y gestionar y analizar las respuestas de todos ellos. De allí tiene que desprenderse qué contenidos funcionan, cuáles resultan más atractivos, gestionar los malos comentarios, animar los nuevos y retroalimentar contenidos y herramientas según las conclusiones obtenidas.

No es necesario decir que monotorizar las acciones de social media va bastante más allá que contabilizar el número de fans conseguidos.

El quinto. Si a título personal nuestro community manager no participa en las redes sociales, mal vamos. El mundo web 2.0 no es únicamente un oficio; es una pasión, una inquietud y lógicamente debe tener su reflejo en su actividad social media privada. Asegúrate de que eso existe y rastréalo. Todo el mundo puede tener una cuenta de Facebook, Twitter o un blog. Entra, analiza y según lo que veas así será su trabajo para nuestra empresa.

El sexto. Un Community Manager no es un operario de producción. No se trata de hacer un horario. Es vivir las 24 horas del día inmerso enla realidad 2.0, atender en cualquier momento de la semana a nuestro ecosistema social media. No se trata de vivir en exclusiva, pero sí de que esté preparado y reaccione de forma inmediata ante lo inesperad; una crítica en fin de semana, un troll en periodo de vacaciones… Tiene que dar una respuesta inmediata a las incidencias importantes que se produzcan, sea cuando sea.

El séptimo. Mentalidad empresarial. No basta con el día a día. No sirve únicamente publicar nuevos contenidos, interactuar, conversar, inventar nuevas formas de captar seguidores. También deben tener una estrategia clara. Saber qué quiere conseguir, cuál es el objetivo real de toda su estrategia, que respuesta quiere obtener de sus followers, cuál es el ROI de sus acciones. En definitiva, poseer una visión de 360 grados sobre su ecosistema media y alinearlo con los objetivos a medio plazo de la Compañía.

Podríamos enumerar más características. Pero con estos items, aunque no nos aseguremos de que contrataremos al mejor community manager para nuestra empresa, por lo menos sí que podremos evitar que se nos cuelen charlatanes, vendedores de humo y feriantes del social media.

Esta entrada fue publicada en Community Management, Comunicación, Jaume Barris, Management, Marketing, Opinión, Pymes, Redes Sociales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s