¿Web corporativa o redes sociales?

Estamos todos de acuerdo en que el eje de las redes sociales es la creación, gestión y difusión de contenidos. Por otro lado, también estamos de acuerdo que las redes sociales han pasado a formar parte de las estrategías de marketing de las compañías. El factor determinante es como integrar las redes sociales (dar a conocer contenidos), con las estrategias de marketing (vender productos o servicios).

Si entendemos que las redes sociales no son para vender, sino para relacionarnos con nuestros contactos, tendremos que encontrar el medio que nos sirva para convertir esta relación en una oportunidad de venta o en una venta. En esta línea el coordinar nuestra web (que es nuestra presencia institucional, comercial o desde nos tienen que llegar las oportunidades de venta), con las redes sociales que hemos puesto en marcha es lo ideal.

Hemos de conseguir, por tanto, que el consumidor de nuestros contenidos acabe generando tráfico a nuestra web, bajándose una demo o cumplimentando un formulario de solicitud de información. Pero ¿cómo lo hacemos sin prostituir la esencia misma de las redes sociales y generar con ello una mala reputación corporativa?

Una posibilidad interesante es generar un protocolo óptimo en la gestión y difusión de los contenidos. Si nuestro eje principal es la web corporativa, lo ideal es publicar nuestros contenidos en la web y que las redes sociales sean un medio de transmisión, visibilidad y difusión viral de estos mismos contenidos.

 ¿Qué conseguimos con ello? Que podamos añadir a nuestra publicación en Facebook, a nuestro post en el blog y a nuestro tweet, un enlace directo a nuestra web, o en su defecto, a una land page creada exprofeso, ampliando la información que ofrecemos y que anime a la descarga o a la solicitud de información.

O bien, orientarlo a una página de FAQ’s para resolverle dudas, ofrecer trucos, recomendaciones, animarlo a entrar en un foro o cualquier otro tema que les ayude a mejorar su experiencia como usuario

De forma complementaria, la ventaja de generar contenidos desde nuestra web y difundirlos en las redes, desde un punto de vista estratégico, es que nos sirven para fidelizar, porque aportamos valor, incluso antes de ser nuestro cliente o de utilizar nuestros productos o servicios. Y este es el valor que, tarde  o temprano, propiciará la compra, nos aporta visibilidad y que retiene a nuestros clientes.

Esta entrada fue publicada en Community Management, Comunicación, Jaume Barris, Marketing, Opinión, Pymes, Redes Sociales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s