Marketing on-off y la esquizofrenia de las transiciones

Que los paradigmas de la comunicación y del marketing están cambiando, ya no lo puede negar nadie. En estos momentos muchos son los Departamentos de Marketing que han integrado en sus campañas de comunicación y de generación de demanda Internet y las redes sociales. Esto también ha supuesto tener que alinear en cuanto a imagen y estilo el resto de soportes de que dispone marketing para su trabajo.

Generalmente, para ensamblar las diferentes piezas comunicativas y de merchandising se acude a una empresa de creatividad, o en su defecto de diseño gráfico, para que genere una política de homogeneidad de todo el material que salga de la Compañía. Hasta aquí todo correcto ya que muchas empresas de diseño y/o creativas han incorporado a su portfolio de productos todas las estrategias on line como e-mail marketing, websites y redes sociales.

Pero eso no quiere decir que la incorporación en términos técnicos que suponen los soportes on-line hayan afectado al proceso de creación y de diseño que se venía llevando a cabo tradicionalmente. En muchos casos, el único ejercicio realizado es adaptar formatos y conceptos muy off-line a los nuevos soportes on-line, sin tener en cuenta aspectos como viralidad, posicionamiento SEO, visibilidad inmediata de los mensajes y adecuación de contenidos.

El problema es que muchas empresas siguen desarrollando sus procesos creativos sin diferenciar los diferentes soportes más allá de los formatos, sin tener en cuenta el uso y la forma en que el cliente o usuario tiene de interactuar con ellos. 

Pongo como ejemplo la presentación de un catálogo corporativo en papel, en el que se destaca principalmente el logo de la empresa y se apoya graficamente en una gran imagen. Y probablemente a nivel visual resulte muy atractivo. Pero si esta misma regla la aplicas para una acción de e-mail marketing, para facebook o twitter, ese gran logo y esa foto en primer plano no tienen ningún sentido comunicativo y resten eficacia al mensaje. Y estos casos se están dando con harta frecuencia.

El problema es que, en un ejercicio de homogeneización visual y gráfica de los elementos corporativos de una compañía, todavía exiten empresas que lo inician desde una perspectiva off-line y todos los elementos on-line están considerados como secundarios y no dejan de ser meras adaptaciones, cuando son precisamente estos los que necesitan una menor rígidez, una mayor atención en la ubicación de los elementos gráficos y a los que hay que dotar de una versatilidad de la que carecen los piezas comunicativas tradicionales . La pregunta es que, si todos sabemos que los elementos on-line están ganando mayor importancia sobre los soportes tradicionales… ¿Porqué para los proyectos que se presentan los formatos off-line siguen siendo la piedra angular del desarrollo de los elementos corporativos?

Por fortuna, cada vez existen más empresas que ya han apostado por poner el foco de su creatividad y propuestas apoyadas 100% en los elementos on-line y con un tratamiento diferenciado con los soportes tradicionales. Que una cosa es que nuestro estilo comunicativo y de imagen vayan alineados y otra es que la rígidez del diseño corporativo nos frenen la efectividad en nuestras campañas on-line. Sencillamente, es que no nos han ofrecido propuestas pensadas exclusivamente para el medio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Jaume Barris, Management, Marketing, Opinión, Posicionamiento SEO, Redes Sociales y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s