¿Marketeamos o molestamos?

Viene este post a cuenta de un estudio que ha caido en mis manos realizado sobre la percepción de los clientes y usuarios sobre las campañas de marketing que recibe. De acuerdo que este estudio está realizado en el mercado americano, pero en una época de globalización las actitudes y percepciones de los mercados occidentales son bastante homogéneas y podemos extrapolarlas a nuestro entorno inmediato.

Este estudio, realizado por las empresas Hubspot, Digital Digressions, Exact Target, Answer Lab y Leichtman Research, destaca que el 84% de visitantes a webs, entre  los 25 y 34 años, dejan de hacerlo por la irrupción de publicidad intrusiva o irrelevamte. El 91% de usuarios de e-mail se han dado de baja en los newsletters que se habían suscrito, para no recibir spam. Y si hablamos de las campañas de e-mail marketing el 44% de los correos recibidos ni se abren.

¿Quiere eso decir que el marketing tradicional ha muerto? La respuesta es que todavía  no, pero está claro que tiene los días contados. Internet está revolucionando nuestra forma de comunicarnos, relacionarnos y nuestros hábitos de compra. Pero el marketing, llamémosle “tradicional” sigue siendo un elemento importante y complementario al nuevo marketing tradicional.

Eso sí. Tendrá que abandonar practicas intrusivas y molestas para los usuarios. O fijémonos en la propia televisión, en la que las batería de anuncios de cinco minutos seguidos, interrumpiendo un programa, provoca las mayores quejas de los usuarios y un 86% hace zapping mientras se transmiten.

Hoy en día los usuarios quieren llegar a los productos y a las marcas de una forma más personal, buscando información previa por internet, escuchando opiniones y comentarios a través de foros y redes sociales y no tanto a través de los mass medias tradicionales y de comunicación unidireccional.

Piden información, contenidos y quieren ser ellos los que lleguen al producto o servicio de forma voluntaria, bien por interés en sí mismo, bien por la información que se le proporciona, que no es lo mismo que la típica llamada “compra ahora”.

Lo cierto es que el mundo digital y las redes sociales han entrado con fuerza en el mundo de las empresas, pero muchas veces de forma duditativa, inconexa, aprendiendo a utilizar las herramientas de comunicación, pero sin entender el ecosistema e interconexión que debemos realizar con todas ellas. Entendemos el funcionamiento, pero no hacemos caso de sus características y peculiaridades, insistiendo en seguir aplicando criterios de marketing tradicional y entendiéndolas como un soporte más de nuestra actividad de marketing que como un sistema vivo e interconectado.

Y así, no vamos bien. Con el agravante de qué lo que es molesto en el marketing tradicional, acaba repeliendo y siendo rechazado en este nuevo marketing al que debemos entender conceptualmente o no podremos sacarle el máximo beneficio para nuestras compañías.

Esta entrada fue publicada en Comunicación, Jaume Barris, Management, Marketing, Opinión, Redes Sociales y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s