Redes sociales y generación de contenidos

Ultimamente no hay charla, ponencia o simposium sobre redes sociales en el que, por un lado u otro, no se hable de la generación de contenidos como el fundamento de la existencia de estas mismas redes y como eje de cualquier estrategia de posicionamiento en redes sociales que se precie.

Tampoco es que hayamos descubierto nada nuevo. Los que trabajamos en marketing y publicidad sabemos que los contenidos son la base de nuestro trabajo. Si no tenemos nada que decir, o si lo que decimos no despierta ningún interés, nuestro trabajo no tendría sentido. Ahora bien, parece ser que todo el mundo da por supuesto que sabemos a que nos referimos cuando hablamos de generar contenidos, pero no deja de ser algo muy difuso y poco concreto y más ahora que vivimos en una sociedad apabullada por la cantidad de información que recibe desde todos los ángulos.

En ese “caos” hiperglobalizado, a la expresión “generación de contenidos”, tendríamos que añadir la palabra “relevantes”, del todo necesario si queremos destacar en este tsunami de información para que nos distingan y nuestros seguidores, fans, clientes, usuarios… nos sigan, nos lean, nos compartan y nos compren.

Para generar ese contenido destacado, la primera norma básica es no pensar tanto sobre lo que queremos hablar, sino sobre que es lo qué quieren saber nuestros potenciales lectores, que necesidades les podemos resolver y que valor les podemos aportar. Si no respetamos estas premisas no vamos nunca a llegar muy lejos y pasaremos a engrosar las filas  de esos twitters que nadie sigue, de los pecios de Facebook en las orillas del océano informativo, o de los miles de blogs que no lee aboslutamente nadie.

Para salvar estos escollos y poder navegar en el mar de la información social propongo la utilización de la brújula informativa que nos señala cuatro direcciones básicas: Corrección, utilidad, interés y motivación.

Corrección es sencillamente escribir, comunicar, informar sin faltas ortográficas ni gramaticales. Un mensaje genial puede quedar en nada por una pequeña falta de ortografía o una mala construcción. No publiques nada sin haberlo corregido y revisado un par de veces.

Utilidad es generar un contenido que aporte un valor al receptor, que le abra un nuevo camino de reflexión, le ofrezca un nuevo dato de conocimiento que pueda utilizar de forma inmediata.

El interés tiene mucho que ver en hablar sobre algo que le interese, que le resuelva una necesidad, que le solvente una duda o bien que consigamos captar su atención desde la primera hasta la última línea. Aparca florituras, no eres un maestro impartiendo sabiduría; eres una persona compartiendo un conocimiento con sencillez y transparencia. La gestión de contenidos no es apto para egocentristas y prepotentes. Recuerda: la cultura y el conocimiento es una herramienta, no un arma.

La motivación tiene que ver en que lo que comuniques lleve a una acción. Puede ser de venta, pero también puede ser de hacer cambiar un punto de vista, una forma de hacer o de trabajar, de tal forma que el contenido generado permanezca en la memoria como un factor que ha aportado valor al lector, generando su confianza y provocando una reacción positiva.

A partir de ahí, lo único que necesitas es diseñar una buena estrategia de comunicación, pensando siempre en el soporte de red social que hayas determinado utilizar. Pero esto es otra historia.

Esta entrada fue publicada en Community Management, Comunicación, Jaume Barris, Management, Marketing, Opinión, Redes Sociales y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s