EL perfil de Linkedin: algo más que un CV

LinkedinMuchos de nosotros tenemos la tendencia de pensar que Linkedin es una red social destinada fundamentalmente a buscar trabajo, olvidando que es un marco incomparable para la promoción profesional y para establecer contactos con otros profesionales, aunque hay que reconocer que en estos momentos, para “estar en el mercado” y trabajar activamente para conseguir un empleo, Linkedin puede ser una buena herramienta.

De ahí la importancia de trabajar a fondo nuestro perfil más allá de reproducir nuestro curriculum vitae como si lo enviáramos en una hoja de Word. El perfil debe permitir a cualquiera ver en un primer golpe de vista que podemos aportar como profesionales, más allá del mero listado de empresas en las que has trabajado y los cargos que has ocupado. Debemos enfocarlo más bien mostrando qué es lo que podemos ofrecer y que podemos aportar de valor desde nuestra trayectoría profesional: logros adquiridos, responsabilidades asumidas, habilidades profesionales y/o personales. En definitiva todo aquello que permita ver como eres y no tanto quien has sido.  Un puesto, sin una descripción de lo que te ha aportado y de lo que tú has contribuido, no dice casi nada de tí.

¿Has escrito artículos? ¿Colaboras en alguna publicación? ¿Eres impulsor de algún proyecto importante? Por razones de espacio, en un CV tradicional tienes que obviarlo, pero en Linkedin adquiere su importancia (recuerda: aquí el espacio no cuenta) y si además puedes ponerlas con un enlace a un site donde se pueda confirmar que estas aportaciones son verídicas, mejor que mejor. Las redes sociales son para compartir experiencias ¿Te perderás aportar las tuyas?

Linkedin, además, tiene un espacio específico para las recomendaciones. Si bien no acostumbramos a incorporarlas en nuestro CV está muy bien que hagamos alguna acción activa para incorporarlas. No importa si son de antiguos directores, compañeros o clientes, siempre viene bien que alguien hable positivamente de nosotros y esté dispuesto a visualizarlo.

Otra costumbre que se tiene con los curriculums profesionales es incluir aficiones, hobbies e intereses. No es un factor determinante que la gente sepa que te gusta el fútbol y te dedicas al cuidado de bonsais. Eso está bien para tus amigos, pero no está tan claro que sea interesante para tus contactos profesionales. Porque no olvidemos que Linkedin está como una red para fomentar tu perfil profesional.

Y por último está el tema de la edad y del estado civil. Mi recomendación es no incluirlas en tu perfil. La razón principal es, y no nos engañemos es que la edad y el estado civil son factores discriminatorios si estás buscando empleo, por mucho que nos intenten convencer de lo contrario. Si tu perfil de Linkedin es un curriculum de experiencia, logros y habilidades desarrolladas, a nadie le debe importar si tienes más de cuarente años y estás divorciado con tres hijos.

Por supuesto, esta es una opinión personal, pero debemos acostumbrarnos a utilizar las redes sociales de forma coherente y adaptarnos a su realidad, más allá de clonar acciones y hábitos que tienen más sentido en otras formas de relación.

Esta entrada fue publicada en Jaume Barris, Management, Opinión, Redes Sociales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s