SEO y SEM: Digan lo que digan no es lo mismo

SEO y SEMÚltimamente escucho demasiado la controversia sobre la subordinación del SEM al SEO y que tienen que estar orientadas bajo una misma estrategia, en que todo ha de confluir a generar tráfico hacia la página web. Probablemente hace unos años este axioma de “tenemos que generar tráfico a la web”, tuviera algún sentido, pero se ha ido perdiendo con la incorporación de las redes sociales como herramienta de marketing y de generación de oportunidades de venta y creación de contenidos de valor para atraer a nuevos clientes… ¿a la web? ¿Estamos seguros?

No vamos a entrar en este debate, muchas veces distorsionado por la “presión” de que todavía seguimos pensando en atraer mucho tráfico a nuestra página web, sin pensar en que el paradigma actual es si lo que deseamos es cantidad o calidad. Y así nos va. Seguimos midiendo el éxito de nuestra web por las visitas únicas y pocas veces por las conversiones obtenidas reales. Repito, reales, aquellas que se convierten en un lead objetivo.

No es este el sitio para ser padagógicos y embarcarnos en los significados de SEO (Search Engine Optimitation) y SEM(Search Engine Marketing), si uno es de pago y el otro no. Que si SEO obtiene resultados a medio y largo plazo y los de SEM son más inmediatos, y así podemos seguir con unas cuantas definiciones más. No dejan de ser características, pero tampoco nos aclaran mucho cuales son las diferencias. De diferencias existen infinidad de artículos mucho más educativos que el de este que suscribe.

Siempre que me preguntan sobre estos temas pongo como ejemplo de diferencias entre SEO y SEM lo que ocurre cuando entramos en un supermercado. Si entendemos el supermercado como nuestra página web, veremos que en él nos encontramos un sinfín de artículos dispares clasificados en categorías (carnicería, moda, complementos, etc.) y grandes áreas donde se agrupan los artículos (lineales). En nuestra web pueden ser nuestra gama de productos y servicios

Pues bien, el atraer gente a nuestro supermercado, dirigirlos de forma fácil hacia los artículos que están buscando y que los encuentren de forma rápida y sencilla, forma parte del SEO. En nuestra web eso sería ordenar nuestros menús, identificar nuestros productos y servicios, posicionarnos naturalmente para que nos encuentren de forma fácil a través de los buscadores antes que a nuestros competidores y que nos visiten.

Y entonces ¿Qué pinta el SEM? Pues mucho, y más de lo que parece, porque el objetivo del SEM es conseguir que nuevos clientes visiten nuestro supermercado, que los que entran compren un producto determinado que nos interese, que en los lineales se situen de forma estratégica aquellos productos que queremos vender, promocionar o dar salida. Que las ofertas animando a las ventas sean vistas al momento, generar puntos de promoción y degustación e incluso diferenciar el punto de compra del producto sobre el que estamos trabajando, creando por ejemplo un stand fuera del propio recinto del establecimiento.

Siguiendo con los similes diríamos que el SEO es un gran espacio en el que los clientes pueden ver nuestros productos, servicios, información que le damos, pasear entre los lineales, mirar todos los productos y escoger o no el que deseen. E incluso pueden salir sin comprar absolutamente nada ya que su objetivo era comparar con otros productos, precios y características.

El SEM por el contrario es ofrecer un espacio único orientado exclusivamente a la venta, con una oferta única y determinada y sobre un producto en concreto. No queremos ofrecer información comparativa, no queremos ofrecer puntos de salida sino que realicen una acción de compra lo más inmediata posible. No permitirles pasear libremente por los lineales, sino dirigirlos y anclarlos en este lineal que nos interesa y que compren el producto en concreto que promocionamos, o por lo menos que pregunten al dependiente de la sección. Incluso podemos desplazar esa promoción fuera de los lineales, crear un stand propio y exclusivo para que el producto no compita con los otros similares que tenemos. En definitiva y repetitivo hasta la saciedad, inducir y conseguir que nuestros clientes nos compren.

Más similes. SEO es el punto de información del supermercado. El cliente pregunta sobre lo que le interesa y obtiene toda la información y el decide lo que quiere hacer. El SEM son los dependientes del supermercado. Si quieres información ellos te orientan, pero además se interesan por saber que buscas en realidad, te acompañan hasta el lineal del producto que buscas y, por supuesto, intentan vendértelo.

Desde mi punto de vista el SEM no está subordinado al SEO, sino viceversa y los objetivos de ambos son completamente diferentes aunque complementarios. ¿Iguales? Nunca. La importancia de los dos es fundamental, pero no iguales. El SEO debe tener en cuenta el conjunto del supermercado y que este sea atractivo para el cliente y que guarde un buen sabor de boca cuando nos visite y vuelva otra vez. En cambio SEM tiene que conseguir que los clientes compren en el mismo momento.

Y si lo que queremos de nuestra página web es conversión en ventas más que cantidad de visitantes, está claro que subordinar los objetivos SEM a los del SEO no será lo más adecuado. Juntos, pero nunca revueltos. Es más, si realmente deseamos tener un buen posicionamiento orgánico, mira bien lo que está haciendo el SEM; seguro que mejorarás el posicionamiento de tu web.

 

 

Esta entrada fue publicada en Comunicación, Jaume Barris, Marketing, Opinión, Posicionamiento SEO y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s