Twittea, twittea que algo queda

Twitter-1A estas alturas del partido ya nadie puede negar que Twitter se ha convertido en una de las redes sociales con más poder de viralización que existen. Tanto, que incluso la repercusión de acciones que se realizan en Twitter tienen cabida en los espacios de noticias de otros medios más tradicionales como puede ser la televisión.

Esta red se ha convertido en un verdadero fenómeno amplificador de mensajes y un canal de comunicación único. Y porqué no decirlo, también en un generador de reconocimiento de marca y de oportunidades de venta.

El secreto de Twitter es aprovechar su auténtica potencialidad sin caer en el exceso o pecar por defecto. Todos tenemos la tendencia de utilizar Twitter para decir donde estás, dar una opinión personal o compartir una frase ingeniosa. Si lo haces en una cuenta personal, esa es una opción, aunque no es lo más recomendable. Si la cuenta es de empresa, el tema ya cambia. Aquí tenemos que pensar muy bien que queremos transmitir sobre nuestra actividad, nuestra misión o nuestra visión. ¿Sencillo? Puede ser, pero no tanto como parece.

¿Aún no te has decidido a utilizar Twitter? ¿Lo tienes pero no lo utilizas en demasía? ¿Dispones de una estrategia de comunicación específica para esta red? ¿Cómo la relacionas con tu website o con tus otras redes sociales? Son preguntas básicas que debemos plantearnos antes de lanzarnos a esta inmensa piscina que son las redes sociales.

Lo importante para dar los primeros pasos en Twitter es pensar que objetivo queremos cubrir y que queremos transmitir. No es fácil. La primera tentación es hablar única y exclusivamente sobre nosotros y nuestra actividad, pero desde nuestra propia visión. Si queremos que Twitter nos aporte un valor empresarial, debemos cambiar esta premisa. Lo primero que tenemos que hacer es pensar en que es lo que quiere “escuchar” nuestro público objetivo y que beneficios aportamos como empresa para nuestros clientes y clientes potenciales.

Mi reino, mi reino por una buena imagen.

Por supuesto, también debemos cuidar el aspecto visual de nuestro time-line. Una imagen bien cuidada del fondo de pantalla, una foto o logo de calidad y un poquito de personalización confieren a tu red un toque diferenciador. Vale la pena perder un poco de tiempo e invertir algo de dinero en este aspecto. Twitter ya te ofrece plantillas para hacerlo, pero nunca está de más ir un poco más allá.

No escribes novelas; creas titulares

140 caracteres pueden dar para mucho. Trata tus tweets como si de un slogan se tratara. Piensa que cuando lees un periódico y no tienes mucho tiempo lo que te anima a leer determinada noticia o artículo es casi siempre el impacto que te produce el titular. No es escribir por escribir. Presta la máxima atención y cuidado a estos 140 caracteres. Breve, conciso, impactante y, sobre todo, sin errores ortográficos ni tipográficos.

Dale profundidad a la información

No necesariamente tienes que ofrecer todo tu mensaje en un resumen. Enlaza tu tweet con tu blog, con imágenes de calidad, con infografias y cualquier contenido visual que te ayude a ir más allá en la información que deseas transmitir. El contenido que emitas es lo que te permitirá ganar followers. Tienes que ofrecerles contenidos tan exclusivos como puedas. Tienes que conseguir que tus followers se consideren diferentes y exclusivos por el trato que les das.

Las posibilidades son variadas. Desde contenidos específicos que no puedan encontrar e tu web o en otras redes sociales, pruebas de productos y si nos apuras, incluso ofertas exclusivas sencillamente por ser tus seguidores. Aprovecha para que conozcan tu empresa, más allá de la actividad, los productos y los servicios. El capital humano es importante y a tus clientes seguro que les gusta poner “caras” a tu empresa.

Por favor… la información de calidad

No olvides que la gente busca información y poco le interesa que les des los buenos días, que les desees un buen fin de semana o que falta poco para vacaciones. Tus clientes buscan contenidos… información. Publica información de la máxima calidad. No importa si es de tu blog o de terceros. Si es este último caso, asegúrate que la fuente es de confianza e intenta corroborar antes los datos que aportas.

Conectados… todo funciona mejor

No consideres Twitter como un canal diferenciado de otros. La mayoría de tus clientes utilizan multitud de canales para conseguir información. Si es interesante que publiques los artículos de tu blog o información de tu site en Twitter, asegúrate siempre de que en el resto de canales que utilizas puedan conectarte también en Twitter. Incluye tu cuenta en todos los materiales que utilices, bien sea una web, firma de correo electrónico, newsletter o en tus propias campañas de e-mailing. La sensación de potencia y coherencia comunicativa se multiplica.

Genera demanda

No te limites. Tus campañas de generación de demanda también tienen su lugar en Twitter. Según estudios realizados más del 60% de la gente que está en Twitter son más propensos a comprar a marcas a las que siguen que a otras. Utiliza este canal para mostrar los beneficios de tus productos y servicios (con mucha sutileza, que la publicidad descarada está mal vista) y deja un enlace corto a la landing page de tu campaña. Lo bueno de este canal es que todo el mundo desea ver y ser visto. No desaproveches una oportunidad única para conectar directamente con tus clientes potenciales y convertir una oportunidad en venta.

Cuida a quien sigues

Tan importante es conseguir seguidores como seleccionar a gente a la que seguir. Principalmente porque tus seguidores tienen visibilidad directa sobre a la gente a la que sigues y la cantidad. Intenta seguir a gente y empresas relevantes, que tengan mucho que ver con tu actividad o con tu empresa y que además te aporten valor informativo. Retwittealos siempre que lo consideres interesante. Recuerda el dicho: Dime con quien vas y te diré quien eres. En las redes sociales esto es más cierto que nunca. Cuida este aspecto como pones cuidado en escoger a tus amigos.

Y un consejo. Intenta siempre que tus followers sean como mínimo el doble o triple de la gente a la que sigues. Eso también lo ven tus clientes potenciales. Si sigues a 300 y sólo te siguen 30, la impresión que das es que no aportas valor ni interés. Mira la cuenta de cualquier “influencer”. El número de personas o empresas a las que siguen son mínimas, escogidas cuidadosamente y generalmente relevantes.

Elemental, querido Watson

Twitter también puede ser tu detective privado. Te permite, por ejemplo, obtener información de ese cliente potencial al que vas a visitar o presentar una oferta. Siempre es interesante saber que le interesa, más allá que tu producto. Puede ser una buena arma de engagement personal y puede que incluso obtengas información que puede orientarte en encarar ese proceso de venta.

Y por supuesto, no le quites el ojo a la competencia. Si tu estás, ellos también. Twitter es un gran teatro en el que todos los personajes son relevantes y tienen su papel. Observa como lo hacen, que información proporcionan, como plantean sus campañas, que hacen de forma exclusiva para sus seguidores. Y no lo dudes; lo que hagan bien cópialo. El benchmarking no es vicio, sino virtud. Si ves como lo hacen siempre puedes utilizarlo para también llegar a la audiencia de tus competidores. Seguro que ellos también lo hacen.

Compartir es la clave

Organizas una jornada, un evento, impartes una conferencia, o por el contrario asistes a algún tipo de conferencia. Compártelo, pero sin abusar. Intenta resumir lo más importante y lánzalo. Puede que tus followers hayan querido asistir y no hayan podido. Es una forma generosa de compartir información y conocimiento. Una sesión de twitteo en directo nunca está de más. Por supuesto, con moderación. Selecciona muy bien lo que compartes y que dé valor a tus followers, que se sientan como si hubieran asistido. Incluye fotos o cualquier elemento gráfico del que puedas disponer. Eso siempre ayuda.

Dialoga, que no cuesta

No olvides que Twitter también permite que alguien opine sobre tu empresa, para bien o para mal. No olvides que es una red social. Participa, contesta, responde, sugiere y ofrece información. Busca el diálogo con tus seguidores, refuerza tu reconocimiento de marca. Fideliza. Es una forma más de acercarte a tus clientes, que te vean próximo y que sientan que los sitúas en el centro de tu atención.

El método es el primer paso hacia el éxito

Y no olvides monotorizar tu actividad. Te dará la medida de si tus acciones en esta red social son las correctas. Controla el número de seguidores, observa cuantos permanecen y el tiempo que lo hacen. El número de retweets que obtienes, las conversaciones que generas. Seguro que obtienes conclusiones valiosas. Desde que es lo que interesa a tus clientes a cuando es mejor twittear, pasando por observar áreas de mejora. Todo ello te ayudará a gestionar mejor tu actividad en esta red social.

Ante el exceso, mesura.

Tan malo es realizar 100 tweets al día como estar en silencio toda una semana. Dedícale a Twitter un espacio de tiempo cada día. La regularidad sin abusar es un valor. Tus seguidores te recuerdan mejor si dosificas tus tweets y los considerarán con mayor interés. Recuerda que es importante no aburrir, principalmente por exceso. Es el primer paso para que dejen de seguirte. Como en todo, Twitter, para ser eficaz, también necesita una buena dosis de sentido común.

Esta entrada fue publicada en Jaume Barris, Marketing, Opinión, Redes Sociales y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s