Con una buena oferta se va a todas partes

Oferta comercial 2Si quieres lanzar una buena campaña y asegurarte que esta genera un buen número de leads, una de las variables que nos pueden ayudar a conseguirlos es el acompañarla con una buena oferta comercial. Por supuesto, el valor monetario o un valor añadido tangible son elementos que debe contener para que sea valorada por el posible consumidor. Pero, teniendo en cuenta que tenemos el producto y/o servicio, un descuento económico o un manido dos por tres, la pregunta a hacerse es cómo plantear esa oferta.

En principio tendríamos que trabajar sobre dos aspectos básicos. El primero sería el planteamiento argumental de la propia oferta y el segundo el cómo se la planteamos a nuestro público objetivo.

Podríamos decir que tenemos tres grandes hilos argumentales para promover una oferta con ciertas garantías.

El primero es el efecto de “Imitación”. Es algo propio de nosotros. Necesitamos pertenecer a distintos grupos o comunidades. Buscamos referentes en todo aquello que hacemos o realizamos. Es más, tendemos a imitar usos y formas de consumo de aquellos grupos a los que pertenecemos o intentamos estar. Y esto se refiere tanto al ser, como al parecer.

Una buena forma de mostrar una oferta puede ser, por tanto, mostrando la cantidad de personas o un grupo o comunidad que ya están participando de esta oferta. Esto va desde cuantas personas ya han comprado el producto que promocionamos, tanto da que sea un producto de consumo, como seguidores de una red social o asistentes a algún evento. “1.000.000 de hogares ya disfrutan de…”, “10.000 profesionales se han inscrito en…”, el evento de referencia con más de 5.000 asistentes…”

Aunque hay que ir con cuidado con este tipo de argumentación. Muchas veces tendemos a exagerar con el número, pero no conviene excederse. Siempre ha de ser creíble.

La segunda es lo que yo califico como las ofertas del miedo. Todos hemos visto que cuando una oferta es limitada la demanda de la misma aumenta en proporción. El miedo a la escasez es un rasgo propio de las sociedades. Crea un sentimiento de urgencia y generar una mayor necesidad de posesión.

Entre ellas podemos distinguir las ofertas por cantidad limitada. Cuanto más limitado el producto o servicio, más se vuelve este único y exclusivo. No damos demasiado tiempo a la generación de dudas y metemos prisa ante el miedo a no conseguir tu parte, ya que nunca sabes cuando se puede acabar.

También podemos jugar con el tiempo. Generar ofertas por un tiempo limitado son quizás el tipo de ofertas más socorridas, pero que funcionan bien. “Consigue un XXX antes del 31 de Diciembre…”, “Te facilitamos licencia gratuita de uso hasta el 31 de Abril…”. Podemos jugar con obsequios, regalos, usos gratuitos, etc. Aquí la imaginación al poder.

Y la que ya es irresistible y es cuando mezclas escasez de producto y disponibilidad de tiempo para adquirirlo. Es quizás una de las construcciones de ofertas preferidas por empresas que trabajan a través del E-Commerce. Y si a ello le añades algún tipo de descuento por ser de los primeros en adquirirlo, seguro que generará un buen número de leads.

Y la tercera es la oferta de la oportunidad. Son las que vienen muy ligadas a la moda o al uso puntual. Consiste en aprovechar cualquier corriente y/o noticia de la que se esté hablando y ligarla a tu propia oferta. La gente se muere de curiosidad por comprar o probar algo de lo que todo el mundo habla. Lo vemos mucho en empresas de moda, que generan líneas de vestir con una estética determinada de una persona conocida y relevante. Si no mírate las revistas del corazón y los posados de las reinas del couché. Su estilo crea imitadores, marca tendencia.

Eso sí, recuerda que más allá de optar por un tipo de oferta u otra, con ello sólo tienes la mitad del trabajo realizado. Esmérate en la creación del titular de la oferta, sea la que sea, piensa en diferentes ofertas para los diferentes escenarios del proceso de decisión de tus clientes, huye de las palabras manidas como “el mejor, innovador, fácil de usar, etc.) y piensa en que formato vas a presentar tu oferta, en función de tu propia actividad y capacidad para generar activos.

Aquí de lo que se trata es de conseguir el tan ansiado SI, QUIERO y transformarlo en una venta. Crea una oferta que tus clientes no puedan resistir.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Jaume Barris, Management, Marketing, Opinión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s