Sin asunto no hay campaña

subject-e-mailEl asunto en las campañas de e-mailing es probablemente uno de los grandes olvidados cuando se diseña una campaña y ocupa el último lugar en el desarrollo de la misma. Pero si pensamos que un usuario profesional recibe una media de más de 200 e-mails, comerciales, de trabajo, etc., y además notificaciones de las diversas redes sociales a las que esté adscrito, mensajes de móvil y whatsapps, es difícil que pueda gestionar con atención todo este volumen de información diaria.

De esta manera, al igual que en las lecturas rápidas de los periódicos, lees el titular y si este no te interesa ya no sigues leyendo el resto de la noticia. De igual manera pasa con los e-mails y más si estos son comerciales. Miramos el asunto que recibimos y si este no engancha, acabará en… la papelera.

Por esa razón es importante dedicarle tiempo y cariño a pensar el asunto de las campañas y evitar una serie de errores que no nos ayudan nada a que por lo menos el usuario lea lo que le tenemos que decir.

Para conseguirlo es bueno tener una serie de reglas que nos ayuden a crear un buen “asunto” para nuestras campañas.

Que sea corto. Más que nada porque ya no leemos los e-mails desde nuestro ordenador, sino que también lo hacemos, y cada vez más, a través del smartphone o de nuestra tablet. Los asuntos cortos son más fáciles de leer. Si son largos, es fácil que se corten e impedimos su visibilidad. Aún así, puedes encontrar estudios realizados en el que se asegura que los asuntos cortos tienen una mayor tasa de apertura y respuesta. Lo ideal es un asunto de no más de cuatro palabras, aunque a veces esto resulta difícil.

No intentes vender directamente. Deja ese aspecto para el cuerpo del e-mail. Por una parte porque los usuarios están saturados de ofertas comerciales que ni les van ni les vienen y tal como detectan el intento de venta te envían al olvido de la papelera, como que probablemente, si impactas a una base de datos de clientes potenciales, ni sepa de tí, ni de tu producto o servicio, y con un poco de mala suerte, ni le interese a priori.

El asunto tiene que estar relacionado directamente con el contenido. Debemos ser claros, directos y ofrecer información de que obtendrá el usuario al leer nuestro e-mail. No consigues nada engañando en el asunto. Es más es sumamente perjudicial para el éxito de posteriores campañas y para tu reputación corporativa. Podrás engañar una vez, pero no lo podrás hacer más.

Intenta personalizarlo siempre. Tiene mucho más impacto y mejor respuesta si tu “asunto” responde de forma directa a una necesidad del usuario. Claro, que esto siempre irá en función de la campaña y si utilizas la microsegmentación para ir a un target muy determinado.

Por último, no hagas trampas. Por ejemplo no inicies el asunto con un “Re”. Puede que el usuario piensa que ya ha mantenido una conversación anterior contigo y lo abra. Si se da cuenta, esto le va a molestar. Has intentado engañarle. Y tú sólo has conseguido aumentar el ratio de apertura. Pero, a fin de cuentas ¿qué buscas con una campaña de e-mailing? ¿Aperturas o conversiones?

 

Esta entrada fue publicada en Jaume Barris, Marketing, Marketing Digital, Opinión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sin asunto no hay campaña

  1. Pingback: Sin asunto no hay campaña - CanalPress

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s