Yo por mis hijos mato

por-mi-hijo-matoProbablemente este sea un tema que tendría que abordar un especialista en Recursos Humanos, pero no me he podido resistir porqué últimamente esta famosa frase de “yo por mi hijo mato”, acuñada por la icónica Belén Esteban, ha desbordado el ámbito de los reality show y empieza a ser repetida en espacios que no tienen nada que ver con los programas de televisión. Y no me refiero exclusivamente en espacios culturales y sociales donde la Princesa del Pueblo es todo un ejemplo a seguir, sino en otros lugares y ambientes que, a priori, son refractarios a este tipo de frases y a las actitudes que las acompañan.

Quiero ser más concreto, porque últimamente es una frase que oído ya más de una vez, en un entorno netamente empresarial, dentro de una conversación totalmente profesional. Y no sólo esta, sino cualquier otra variante parecida y no tan brutal, como puede ser “esto es importante, porque me juego el pan de mis hijos” y cualquier derivada de la misma.

Y me preocupa, por dos razones importantes. La primera porque no sé si es únicamente una forma de hablar, lo cuál me parece lamentable, o es una frase con las que ciertas personas se sienten identificadas para significar que anteponen su familia e hijos a su trabajo, lo que es una opción de vida y por lo tanto legítima.

Y la segunda razón es porque, en el contexto en que las he escuchado, se convierte en una justificación y/o en una declaración de principios por la que el autor de la frase adquiere una especie de patente de corso  para actuar de cualquier forma y manera para conseguir sus objetivos.

Y uno desconfía, porqué detrás de este tipo de afirmaciones lo que no hay es una actitud profesional leal y competitiva, sino más bien el arrogarse el derecho de actuar sin ningún tipo de escrúpulos para conseguir sus objetivos personales, sean estos los que sean, desde una promoción, a poner trabas y zancadillas a los que considera sus rivales dentro de la empresa. Y digo rivales, porque ya no son competidores, sino enemigos a batir, barreras que hay que derribar del modo que sea y con cualquier recurso utilizable, sin parar mientes en conceptos como honestidad y ética.

Estamos todos de acuerdo que el tener un trabajo y mantenerlo es importante porque te da la posibilidad de adquirir una estabilidad económica para sacar adelante a tu familia y a tus hijos. El tener ambición y conseguir recorrido profesional dentro de tu empresa son objetivos que, a mi juicio, son inherentes para cualquier persona que quiere desarrollarse y proyectarse en el futuro con su trabajo y, por lo tanto, encomiables.

Pero cuando esto se convierte en el único objetivo, y no pasa por conseguir una mayor preparación, esforzarte en tu trabajo, que tus objetivos estén alineados con los objetivos de la empresa, que tus compañeros de trabajo sean tus colaboradores y que tu equipo sea la base de tu fuerza, es que algo interno como persona y profesional se ha roto o se ha perdido, si es que alguna vez ha existido.

Supongo que este tipo de personas, en diversos grados de intensidad, siempre existirán en las organizaciones, a los que los expertos en Recursos Humanos llaman “tóxicas”, pero cuando se pierde cualquier atisbo de disimulo y su slogan profesional pasa a ser “yo por mis hijos mato”, mejor salir corriendo.

La filosofía Belén Esteban también también ha llegado a las organizaciones. ¡Qué miedo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Jaume Barris, Management, Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Yo por mis hijos mato

  1. olgacampoy dijo:

    Gracias por tu reflexión Jaume. Totalmente de acuerdo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s